sábado, 16 de diciembre de 2017

La gente más pobre del mundo está prosperando más rápidamente que todos los demás.


El capitalismo es el mayor destructor de pobreza en la historia y el socialismo su mayor creador. Ambos están en disputa.

A pesar del obstáculo de los gobiernos de izquierda que frenan el desarrollo e impiden la prosperidad, el capitalismo y el liberalismo han logrado llevar un poco de prosperidad a los pueblos.

La velocidad de la disminución de la pobreza durante los últimos 25 años ha sido históricamente sin precedentes. No sólo la proporción de personas en pobreza está en un récord bajo, sino que, a pesar de añadir 2 mil millones de personas a la población del planeta, el número general de personas que vive en condiciones de pobreza extrema también se ha reducido.

Tal como escribe Johan Norberg en su libro Progress (Progreso: 10 razones para mirar al futuro con optimismo). “Si usted tuviera que escoger una sociedad en la cual vivir, pero en la que usted no sabría cuál sería su posición social o económica, probablemente escogería la sociedad con la menor proporción de pobres (no la que tiene el menor número), debido a que es el mejor juicio acerca de la vida de un ciudadano promedio.” Pues bien, en 1820, un 94 por ciento de la población del mundo vivía en pobreza extrema (menos de $1.90 al día, ajustados por el poder adquisitivo).

En 1990, esa cifra era de un 38.4 por ciento y en 1915, tan sólo de un 9.6 por ciento. En los últimos 25 años, más de 1.25 miles de millones de personas se escaparon de la pobreza extrema –eso equivale a que 138.000 personas (esto es, 38.000 más que la multitud parisina que saludó al Padre Wresinski en 1987), haya salido de la situación de pobreza cada día. Si leer este artículo le toma cinco minutos, otras 480 personas se habrán escapado de las cadenas de la pobreza, para el momento en que usted lo haya terminado de leer. El progreso es asombroso. En 1820, sólo 60 millones de personas no vivía en pobreza extrema. En el 2015, eran 6.6 miles de millones.

Consideremos ahora a esas personas que aún permanecen atrapadas en condiciones de pobreza extrema. El sitio del académico de la Universidad de Oxford, Max Roser, Our World in Data [Nuestro Mundo en Datos], usando las bases de datos del Banco Mundial, estima que, en el 2013, había 746 millones de personas viviendo en pobreza extrema. De esa gente, un poco más de 380 millones residía en África, siendo Nigeria el hogar del mayor número (86 millones). Entre tanto, 327 millones de aquellos en pobreza extrema vivían en Asia, teniendo India, por mucho, la mayor proporción (218 millones). China tenía 25 millones. Los restantes 35 millones vivían en América del Sur (19 millones), América del Norte (13 millones), Oceanía (2,5 millones) y Europa (0.7 millones).

Puesto de otra manera, de aquellos que viven en pobreza extrema, más del 40 por ciento residía en sólo dos naciones: India y Nigeria.

LOS MÁS POBRES ENTRE LOS POBRES

A partir de sus reformas de liberalización económica en 1991, el ingreso promedio de India ha aumentado en un 7.5 por ciento anual. Eso significa que el ingreso promedio más que se ha triplicado durante los últimos 25 años. Al aumentar la riqueza, la tasa de pobreza de India declinó en casi un 24 por ciento. Pero, más significativamente, para los Dalits -la casta más baja y pobre de la sociedad india- la tasa de pobreza durante ese período declinó aún más rápidamente, en un 31 por ciento. Eso significa que, en la nación que tiene por mucho el número mayor de gente en pobreza extrema, es la gente que está en la parte más baja de los estratos sociales la que se está enriqueciendo más rápidamente.

Una tendencia similar se puede ver en Nigeria. Desde el inicio de este nuevo milenio, el ingreso bruto per cápita ha aumentado en un poco más del 800 por ciento, desde $270 a cerca de $2.450. Hay mucho trabajo pendiente por hacer, pero este nivel de progreso muestra que, incluso en los países más pobres, la velocidad del crecimiento económico es alentadora.

Para ayudar a los más pobres, considere el impacto que el capitalismo de libre mercado ha tenido en los últimos 200 años para aliviar la pobreza extrema. La Revolución Industrial hizo que las naciones, que en cierto momento eran pobres, se convirtieran en sociedades abundantes. La nueva era de la globalización, que empezó alrededor del año 1980, vio entrar al mundo en desarrollo en la economía global y resultó en el escape de la pobreza más grande jamás registrado. Esto es algo que el desaparecido Padre Wresinski habría estado feliz celebrándolo.

Via: fee.com.co; fee.org

No hay comentarios: